10 visitas imprescindibles en Berlín

Berlín es una de las capitales más chulas para visitar en Europa ya que es muy distinta a las demás. Es una ciudad en la que se nota perfectamente el peso de su pasado, la II Guerra Mundial y especialmente, la Guerra Fría. Cuenta con numerosos monumentos imponentes, cientos de memoriales, pero sobre todo, tiene un ambiente joven y amigable que la hace aún más bonita. Hay gente que opina que Berlín no es bonito, y es cierto que en nada se parece a las capitales clásicas. Hay muchas grúas, tuberías para drenar el fango de debajo del centro y contrastes de edificios que no encajan, por eso a nosotros nos encantó. ¡Y volveremos pronto! Porque como dicen los berlineses, si vuelves en diez años, verás que la ciudad ha cambiado un montón. Antes de lanzaros a conocer la ciudad, os recomendamos hacer un free tour, imprescindible para orientarse. La ciudad es inmensa y su centro tiene una distribución curiosa. Lo dicho, aquí tenéis diez monumentos o rincones que no os podéis perder si visitáis la capital de Alemania.

 

Puerta de Brandenburgo

Sin ninguna duda, el monumento más conocido de Berlín. Es uno de los principales símbolos de la ciudad y fue construida a finales del siglo XVIII para representar el símbolo de la paz. Sin embargo, no corrió tanta suerte durante el siglo XX, ya que fue dañada durante la II Guerra Mundial y olvidada durante la Guerra Fría. ¿Sabías que durante la Guerra Fría quedó en el espacio que separaba los dos muros, es decir, en «tierra de nadie»? Por esta razón, es en este lugar en el que, desde la caída del muro, se celebra la reunificación de la ciudad. Si quieres hacerte alguna foto chula, es interesante madrugar porque suele haber mucha, mucha gente.

 

Unter den Linden

Es una de las principales avenidas del centro de Berlín que, traducida al español, significa «bajo los tilos». En esta avenida encontraréis algunos de los edificios más emblemáticos de la ciudad, empezando por el Palacio Real, actualmente en restauración. Siguiendo el paseo, descubriréis el memorial a las «víctimas de las guerras y de la tiranía», varios edificios de la Universidad Humboldt, donde estudiaron varios Nobel del siglo pasado, así como la Bebelplatz. Esta plaza es conocida popularmente por ser el lugar elegido por los nazis para la quema de libros. En total unos 40000 volúmenes fueron pasto de las llamas. Existe en el centro de la plaza un monumento memorial a este acontecimiento, pero está un poco camuflado; si estás atento, lo encontrarás. Es una pena que la plaza sea tan recordada por esto cuando allí se encuentran edificios tan emblemáticos como la Ópera de Berlín, la Catedral de Santa Eduvigis y parte de la Universidad Humboldt.

 

Isla de los Museos

La museumislen es una isla artificial en el centro de la ciudad que alberga los principales museos  así como la Catedral. Los cinco museos cuentan con elementos impresionantes: el Museo Nuevo, el Museo Antiguo, el Museo Bode, el Museo Pérgamo y la Antigua Galería Nacional. Y aunque no seas fan de este tipo de visitas culturales, no te puedes perder el Museo de Pérgamo. Contiene maravillas del arte babilónico, de Oriente y de arte islámico entre las que destacan la Puerta de Istar, la Puerta del Mercado de Mileto o el Altar de Zeus. Una visita imprescindible, sin duda. Si tienes más tiempo, puedes coger la entrada que incluye la visita a varios museos. En nuestro caso, visitamos además el Museo Nuevo que alberga el impresionante busto de Nefertiti.

 

Berliner Dom

La Catedral de Berlín es uno de los edificios más llamativos de la ciudad y se encuentra en la Isla de los Museos, es decir, en lo que podría calificarse como el centro de la ciudad. Exteriormente la Catedral es muy bonita y, aunque su interior también lo es, lo que más merece la pena es subir a su cúpula para disfrutar de las vistas de la ciudad. La entrada cuesta 7€ (5€ para estudiantes). Nosotros escogimos esta opción para ver Berlín desde lo alto, porque nos lo habían recomendado (la torre de TV cuesta 14€).

 

Cúpula Reichstag

Una de las visitas más recomendables de la ciudad, es visitar la sede de su actual Parlamento, el edifico del Reichstag. El ascenso a su cúpula, así como a las terrazas aledañas, ofrece una buena vista de la ciudad de Berlín, y lo mejor es que es gratis (sólo necesitas llevar DNI o Pasaporte y reservar con antelación). La cúpula fue diseñada por Norman Foster y refleja el principio de transparencia que caracteriza a las instituciones alemanas. Además, se encuentra encima de la sala de plenos que permite que los turistas pueden apreciar el interior del edificio.

 

East-side Gallery y Kreuzberg

En el barrio de Kreuzberg, conocido como uno de los barrios más modernos y animados de la ciudad, se encuentra la East-side Gallery. A pesar de que está un poco alejada del centro, se llega muy fácilmente en transporte público (Ostbanhof o Warschauer Straβe) y merece un montón la pena. Tras la caída del Muro de Berlín en el año 1989, numerosos artistas decidieron darle una nueva imagen por lo que se convirtió en una de las galerías más amplias al aire libre, además de ser una de las mejor conservadas. Durante 1,5 km, podrás disfrutar de muchos murales artísticos, entre los que destaca el famoso Bruderkuss.

 

Memorial del Holocausto

Visita imprescindible para conocer una de los episodios más terribles cometidos por la Alemania contemporánea. El monumento, construido por un arquitecto judío, es un ejercicio de memoria en honor a todas las víctimas que sufrieron el Holocausto (Shoah). Debajo de esta estructura, encontrarás un museo de entrada gratuita de visita interesante y que intenta dar nombre a las víctimas que lo sufrieron. Es imprescindible caminar por dentro del monumento, ya que pretende reflejar la presión que sufrieron todos los judíos europeos hasta que muchos fueron asesinados. Conforme vas adentrándote en el memorial, los bloques son más altos y los espacios parecen mucho más pequeños, generando una clara sensación de agobio. Si quieres saber un poco más sobre el régimen nazi, puedes visitar el museo Topografía del Terror.  

Río Spree

Como ya os hemos dicho, Berlín mola y tiene un ambiente genial. Así que os recomendamos que una vez terminado vuestro día turístico, aprovechéis para buscar una agradable terracita a orillas del río Spree, donde tomar algo y disfrutar de la música callejera o del atardecer. Además, muchas de las terrazas, tienen una zona con hamacas estupenda para relajarse un rato.

 

Muro de Berlín

Berlín cuenta con muchísimos memoriales construidos en señal de respeto, un aspecto que a nosotros nos parece admirable de la gestión política de un país. Uno de los más destacados es el Memorial del Muro, situado cerca de la estación de Berlín Nordbanhof. Es uno de los más importantes de la ciudad, ya que guarda restos de la barrera que separaba el Berlín Este del Berlín Oeste, sin embargo, muchos de los elementos de contención que se utilizaban no se conservan. Si queréis saber cómo era el corredor de la muerte, clic aquí. No obstante, su visita es interesante para ver las torres de vigilancia y para hacerse una idea de los terribles efectos que la Guerra Fría tuvo sobre la ciudad y que, a día de hoy, aún son palpables. Si queréis aprender más, os recomendamos hacer un freetour. También podéis acercaros al Checkpoint Charlie, uno de los principales controles durante la existencia del Muro, aunque actualmente se ha convertido en una turistada con soldados disfrazados.

 

Iglesia Memorial del Kaiser Guillermo II

Tal vez el monumento más prescindible de todos los mencionados, ya que se encuentra un poco más alejado de la «zona central». Ten en cuenta que Berlín es inmenso en extensión y que el centro se considera todo el barrio de Mitte. Sin embargo, es una visita curiosa ya que no existen muchos lugares en los que sea posible visitar edificios eclesiásticos derruidos por falta de voluntad de reconstrucción. Es un buen ejemplo para ver los efectos de la II Guerra Mundial sobre las infraestructuras existentes. Además, es bastante curioso porque se encuentra rodeado de una zona comercial con muchísimas tiendas y restaurantes de comida rápida. Se puede llegar fácilmente con el bus nº100.

 

Y hasta aquí lo que nosotros consideramos imprescindible si visitas la ciudad de Berlín. Nosotros recomendamos 100% una visita de la ciudad pero como todo, para gustos los colores. Además, este viaje fue especial, ya que este año para nosotros está siendo de reencuentros, Jorge está de Erasmus en Polonia y yo estoy estudiando en Madrid. ¡Y esto es todo por hoy! Si tenéis alguna pregunta o curiosidad, no dudéis en escribirnos. Y si queréis saber más, seguidnos la pista en Instagram y en el resto de RRSS que tenéis en los banners. ¡Os estamos esperando!

¡Feliz semana a todxs!

 

Ah, y suscríbete a nuestra newsletter y entérate el primero de todas las novedades (viene con guía de organización de viaje de regalo).

Fotos y texto por Viajando me encontré

🌍¡Organiza tu viaje al mejor precio!👇

↠ ¿Todavía sin vuelo? Encuentra las mejores ofertas AQUÍ

↠ ¿Quieres un 5% de descuento en tu seguro de viaje MONDO? Clic AQUÍ

↠ ¿Necesitas coche de alquiler? Compara precios AQUÍ 

↠ ¿Quieres alojarte con AIRBNB? AQUÍ tienes un descuento de 25€ 

↠ Encuentra excursiones, tours y traslados por todo el mundo AQUÍ  

↠ ¿Buscas la guía perfecta para tu viaje a Alemania? Las mejores ofertas, AQUÍ

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.