¿Visitar un campo de concentración? Dachau y Auschwitz-Birkenau

¡Hola a todos! Hoy os traemos un post de reflexión: nuestras impresiones de los campos de Dachau, en Alemania, y de Auschwitz, en Polonia. Para llegar, lo más cómodo es reservar visitas guiadas que incluyan transporte y guía. Podéis reservar aquí: Campo de Dachau y Campo de Auschwitz-Birkenau.

¿Por qué visitarlos?

Cada uno somos libres de escoger el tipo de turismo que hacemos, sin duda. Nuestros viajes se adaptan a nuestras preferencias. Depende de lo que nos gusta más: la gastronomía, la historia, la arquitectura o la tranquilidad. Cada viaje depende de cada persona. Cada viaje es distinto y depende del que lo vive. Es cierto que visitar determinados monumentos históricos (como los campos de exterminio), puede ser un ejercicio duro. Sin embargo, nosotros recomendamos encarecidamente su visita. Conocer estos lugares nos permite  ser conscientes, por un momento, de nuestra historia y del peso que esta tiene en el presente.

Auschwitz I

  Además, el mantenimiento de estos lugares honra la memoria de las víctimas. Tienen la función de recordarnos las barbaridades que el ser humano es capaz de cometer contra sí mismo. Tienen el poder de hacernos sentir más pequeños y más débiles. Y la capacidad de hacernos pensar en la reacción extrema que se puede tener contra el diferente y saber que ese diferente podríamos ser nosotros. El nazismo se cobró la vida de millones de personas a cambio de la construcción plena de una ideología. La gran mayoría, personas judías y entre ellos, un altísimo número de niños. Pero no fueron los únicos, también sufrieron la represión los romaníes, los homosexuales, prisioneros de guerra soviéticos, personas con discapacidades psíquicas y físicas, etc. Todo aquel que no cumplía los estándares de la raza aria.

Memorial «nunca más» – Dachau

Si quieres saber más sobre el tema, el mayor organismo de investigación del Holocausto está en Washington D.C. Puedes echar un vistazo a su página web.

 

¿Campo de concentración? ¿Campo de exterminio?

Los campos construidos por el nazismo desde 1933 son el reflejo de una ideología totalitaria pura. El nacional-socialismo alemán consideraba que para la consecución de un Estado Alemán fuerte, era necesaria la eliminación sistemática de parte de la población. La eliminación de aquellos que no cumplían el ideal del hombre alemán. Esta idea extrema, que hoy recordamos con horror, motivó la construcción de numerosos campos para lograr consolidar la ideología nazi. Es esencial distinguir entre campos de concentración y de exterminio.

«El trabajo os hará libres» – Dachau

Los primeros son aquellos que se construyeron con la finalidad de generar trabajo forzado para aquellos rechazados por el nazismo. Eran tratados de forma degradante y sólo eran considerados un elemento económico. Muchos eran asesinados o sufrían las consecuencias de trabajos muy duros, era una idea represiva. Sin embargo, los campos de exterminio son aquellos que únicamente pretendían eliminar de forma sistemática a parte de la población. Hacer desaparecer a un colectivo completo por considerarlo inferior. El campo de Dachau era un campo de concentración, mientras que el de Auschwitz era de exterminio. En ambos se cometían atrocidades indescriptibles, sin embargo, en el caso de los de exterminio, estas atrocidades son casi inimaginables. El campo de Auschwitz fue el más letal de la historia del nazismo: 1,3 millones de personas fueron cruelmente asesinadas por dicha ideología.  

Campo de concentración de Dachau, Alemania 

👉Visita guiada👈

Dachau fue el lugar que los nazis escogieron para establecer el primer campo de concentración en 1933. Dachau tiene algo especial: es el campo en el que se diseña todo un sistema represivo y de exterminio. No es de gran tamaño y es cierto que hay gente que dice que no impresiona, pero es importante analizarlo bien. Es allí donde los nazis diseñan las cárceles y tribunales que existen en el resto de campos, donde se acuerdan la organización de los campos y las medidas de seguridad que los protegen, donde se decide la distribución de los mismos. Donde se deciden las duchas, las cámaras de gas, los hornos de incineración. Dachau es el punto de partida del horror. A pesar de que allí es donde se diseña el sistema de los campos de exterminio, Dachau continuó siendo campo de concentración. La gran mayoría de estos se encuentran en Polonia, territorio ocupado por la Alemania nazi. La conservación de este campo ayuda a comprender, si es que eso es posible. Y el reconocimiento de un pasado tan horrendo por parte de un Estado, merece respeto. Y al menos, una visita para entender de lo que es capaz el ser humano.  

Campo de exterminio Auschwitz – Birkenau, Polonia

👉Visita guiada👈

A mucha gente no le gusta Dachau porque requiere de imaginación, requiere ponerse en el lugar y pensar como pudo haber sido. Auschwitz no. Auschwitz simplemente es. Es la aplicación práctica de la teoría diseñada en Dachau. Es el reflejo de la eliminación sistemática de los colectivos no arios. Auschwitz es un duro golpe de realidad. No queremos desvelar mucho porque es creemos que es necesario vivirlo en persona. Es necesario ir con la mente virgen, en blanco. O al menos esa es la forma en la que uno se estremece. Auschwitz guarda muchas cosas. Muchas, muchas. Auschwitz guarda la memoria de 1,3 millones de personas allí asesinadas. La pronta llegada de los soviéticos al campo permitió que muchos objetos e infraestructuras fueran conservados. Los nazis no tuvieron tiempo de eliminar todo antes de huir. El Museo está dividido en los dos campos: el de concentración -pequeño-, llamado Auschwitz I, donde se entiende el funcionamiento del campo, y el de exterminio, Birkenau, -muy, muy extenso-, donde uno prefiere no entender nada. Auschwitz es dolor porque es memoria bien conservada. Auschwitz guarda las memorias de todas esas personas que llegaron con sus vidas cargadas en maletas. Conserva su paredón y su prisión. Guarda parte de sus cámaras y de su famoso hospital. Guarda las vías de un tren que llevan directas a la muerte. Auschwitz guarda dentro de él la memoria de todos aquellos que sufrieron los horrores nazis. Su olor y un frío helador. Nos recuerda que el odio al diferente puede alcanzar consecuencias inimaginables. Auschwitz guarda un recuerdo del que debemos ser testigos. Ya lo dijo George Santayana, «aquellos que olvidan el pasado, están condenados a repetirlo».   Y hasta aquí el post de hoy. Lo dicho: cada uno es libre de dedicir enfrentarse a este tipo de realidades. Tenía mucha razón aquel que dijo que se vive más tranquilo en la ignorancia. El saber y el conocer son mucho más duros y complejos.  

¡Y esto es todo por hoy! Si tenéis alguna pregunta o curiosidad, no dudéis en escribirnos. Y si queréis saber más, seguidnos la pista en Instagram y en el resto de RRSS que tenéis en los banners. ¡Os estamos esperando!

¡Feliz semana a todxs!

Ah, y suscríbete a nuestra newsletter y entérate el primero de todas las novedades (viene con guía de organización de viaje de regalo).

Fotos y texto por Viajando me encontré

🌍¡Organiza tu viaje al mejor precio!👇

↠ ¿Todavía sin vuelo? Encuentra las mejores ofertas AQUÍ

↠ ¿Quieres un 5% de descuento en tu seguro de viaje MONDO? Clic AQUÍ

↠ ¿Necesitas coche de alquiler? Compara precios AQUÍ 

↠ ¿Quieres alojarte con AIRBNB? AQUÍ tienes un descuento de 25€  

↠ Encuentra excursiones, tours y traslados por todo el mundo AQUÍ 

↠ ¿Buscas la guía perfecta para tu viaje a Alemania? Las mejores ofertas, AQUÍ

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.