Viaje a Jordania: ¿merece la pena el Mar Muerto? Trucos y consejos

Uno de los atractivos más famosos de Jordania es el Mar Muerto. Seguro que has visto alguna vez una foto de alguien flotando en este mar leyendo el periódico y es que se flota completamente. Hoy os contamos si merece la pena incluir esta parada en vuestro viaje.

¿Qué es? ¿Merece la pena?

El Mar Muerto es el punto más bajo de la tierra, situada a unos 400 metros por debajo del nivel del mar. Sus orillas conectan Jordania, Israel y Cisjordania. Su nombre se debe a que los altos niveles de sal impiden cualquier tipo de vida marina, con la excepción de algunas bacterias y algas. Su salinidad es 10 veces más que la media de los océanos, que es lo que provoca que todo flote. Esto hace que tenga importantes propiedades curativas, por ejemplo para personas con patologías dermatológicas, entre otras. Además, otra curiosidad, es que no se trata de un mar, sino de un lago puesto que no tiene desembocadura alguna. El Mar Muerto, no obstante, se encuentra en una situación crítica en la actualidad. El desvío de agua del río Jordán, su principal fuente, por parte de Israel, así como una mala gestión de los recursos hídricos está haciendo que se reduzca su tamaño. Aproximadamente cada año pierde un metro de costa. El Mar Muerto continúa siendo un punto clave por su importancia geológica e interés turístico. Darse un baño en sus aguas es de lo más curioso.

¿Cómo llegar?

Los principales hoteles de la costa del Mar Muerto, se encuentran a algo más de una hora de la capital Ammán. También es posible su visita si estás de viaje en Israel.

En la zona puedes encontrar otros puntos de interés turístico, como Madaba y el Monte Nebo, que puedes visitar en tu viaje hacia el Mar Muerto si te desplazas en coche. Son dos lugares de importancia religiosa bastante interesantes. De hecho, desde el Monte Nebo se alcanzan a ver las aguas del Mar Muerto. Cerca también están las cascadas de Ma’in Hot Springs, que pertenecen a un complejo hotelero y que nosotros optamos por no visitar.

Los alojamientos de la zona son en su mayoría grandes resorts con piscina ya que suele ser un lugar de ocio y descanso habitual para locales y nacionales de la región. No obstante, si prefieres no alojarte en esta zona, puedes pagar en los propios hoteles entrada de día y disfrutar de sus servicios. O bien, utilizar la playa pública de Amman Beach que cuesta unos 10 JOD. No intentes entrar al mar por una zona que no esté habilitada ya que las formaciones de sal cortan muchísimo.

Consejos

Bañarse en el Mar Muerto, como ya te puedes imaginar, no tiene nada que ver con un bañito tranquilo en el Mediterráneo. Es curioso, pero tampoco puedes estar mucho rato porque la piel acaba picando. Aquí te dejamos algunos consejos para que disfrutes:

  • En ningún caso metas la cabeza, ni los ojos.
  • Tampoco te metas al agua con joyas o relojes, el agua es muy corrosiva y puede estropearlos.
  • El agua pica en la piel así que evita afeitarte y depilarte el día anterior y ten cuidado con las heridas.
  • Utiliza la playa de un hotel (así podrás disfrutar de las inmensas piscinas). O si lo prefieres, la playa pública de Ammán Beach, pero no entres al mar por libre en zonas no preparadas ni camines por los alrededores: las formaciones de sal cortan muchísimo y necesitas ducharte al salir.
  • Ya que estás, embadúrnate de barro. Tiene muchísimas propiedades y la piel te quedará la mar de suave.
  • Lleva chanclas o calzado cerrado. Las playas de los hoteles están adaptadas pero no está de más.
  • No permanezcas mucho rato y date una buena ducha al salir para eliminar todos los restos de sal (si no, la piel te va a picar pero bien).
  • Consejito extra: si vas a ir también a Aqaba y quieres comprar productos del Mar Muerto (sales, cremas, exfoliantes, etc.), ¡cómpralos allí! Aqaba es zona franca y todos los productos son muchísimos más baratos (y son los mismos).

Nuestra experiencia

En la mayoría de viajes, lo habitual es visitar el Mar Muerto en el segundo o tercer día, antes de ir a Petra o el desierto de Wadi Rum. Nosotros optamos por dejarlo para la vuelta y alojarnos allí el último día. Nos pillaba de camino desde Aqaba, a unas tres horas de viaje, después de haber visitado el Mar Rojo. De esta forma, dejamos los días de más relax para el final. Además, la carretera hasta allí es cómoda y está bien conectada con el aeropuerto de Ammán.

A nosotros nos pareció una parada interesante. Al final el Mar Muerto es un punto único en el mundo y darte un baño merece la pena. Nosotros aprovechamos para quedarnos en un resort de la costa, descansar y tomar un poco el sol, así que repetiríamos sin duda. No obstante, si tienes el tiempo justo, Jordania tiene otras joyas imprescindibles que en nuestra opinión son: Petra, Jerash y el desierto del Wadi Rum.

¡Y esto es todo por hoy! Si tenéis alguna pregunta o curiosidad, no dudéis en escribirnos. Y si queréis saber más, seguidnos la pista en Instagram y en el resto de RRSS que tenéis en los banners. ¡Os estamos esperando!

¡Feliz semana a todxs!

 

Ah, y suscríbete a nuestra newsletter y entérate el primero de todas las novedades (viene con guía de organización de viaje de regalo).

Fotos y texto por Viajando me encontré

🌍¡Organiza tu viaje al mejor precio!👇

↠ ¿Todavía sin vuelo? Encuentra las mejores ofertas AQUÍ

↠ ¿Quieres un 5% de descuento en tu seguro de viaje MONDO? Clic AQUÍ

↠ ¿Necesitas coche de alquiler? Compara precios AQUÍ

↠ ¿Quieres alojarte con AIRBNB? AQUÍ tienes un descuento de 25€

↠ Encuentra excursiones, tours y traslados por todo el mundo AQUÍ

↠ ¿Buscas la guía perfecta para tu viaje a Jordania? Las mejores ofertas, AQUÍ

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.